Política cotidiana – Renovar el pasaporte

Ya que volvía a casa por Navidad, aproveché para irme a renovar el pasaporte. Esperando a que me atendieran, me vinieron a la cabeza un par de reflexiones:

La nacionalidad

Uno de esos temas que se suelen sacar cuando hablamos de diferencias. Entre países de la UE, por ejemplo. O en el caso de las nacionalidades históricas en el estado español. Pero lo que más me chocó es que yo, por la más absoluta suerte o casualidad de haber nacido en una parte concreta del mundo, pude pasarme por la ventanilla correspondiente con una tarjeta de plástico (el DNI) y una foto (bueno, y los 25,50€) y recibir una libretilla granate con un escudo dorado en la portada que me permite ejercitar el artículo 13 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Sin embargo otras personas, de nuevo por la más absoluta casualidad de haber nacido en un sitio concreto, se enfrentan a cuchillas, detenciones y persecución por el mero hecho de intentar cruzar una de esas curiosas líneas – las fronteras – en busca de una vida mejor. Y es en parte este contraste, esta situación de privilegio en la que nos encontramos, de poder entrar y salir de “nuestro” país (y muchos otros) a voluntad, que convierte en imperativo el luchar tanto por una auténtica libre movilidad, como por el derecho de todo el mundo a no tener que irse.

Pasaporte EuropeoPor otra parte, y mientras llegamos a un mundo en el que las fronteras dejen de ser “filtros” humanos, el ver esa corona dorada en la portada de mi pasaporte me hizo preguntarme cuándo podré tener uno solamente con el círculo de las 12 estrellas. Un símbolo que me defina en base a principios* (paz, solidaridad) y no a lugar de nacimiento.

La Administración

A pesar de los tópicos sobre la administración española, el tiempo de espera fue más que aceptable y el funcionariado en la oficina trabajaba sin pausa. Lo que sí llamó la atención fueron los equipos informáticos – todos usando (una versión prácticamente prehistórica de) Microsoft Windows.

Entendiendo la “fiabilidad” que busca la Administración cuando contrata a un gigante informático para suministrar sus sistemas, también hay que plantearse si eso justifica tener al Estado a merced de lo que es prácticamente un monopolio, y el gasto económico que ello supone – sobre todo cuando se intenta profundizar en la “e-administración” mientras que hay cada vez más presiones sobre el presupuesto público.

*Que los principios de paz y solidaridad de la UE no se reflejan en las actuaciones que nos llegan, sobre todo de parte de la Troika, está claro. Y ese es el motivo por el que hay que recuperar Europa y echar a quienes la gobiernan actualmente!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: